lunes, 24 de febrero de 2014

Niños, No Intentéis Esto en Casa

Bueno queridos lectores, hoy es Lunes

Si, ese Lunes que todos amamos, en el que nos levantamos sonriendo porque hace un día maravilloso en el que tomar el sol en el parque, pasear al perro y disfrutar de un pinchito en la terraza. 

Exacto, ese Lunes que no podemos disfrutar. 

Pero no desesperéis, porque si es Lunes significa que hay entrada nueva en el blog (que por eso estáis leyendo estas líneas). Después de las Maravillosas Aventuras en el Mundo de las Plantas (aquí) y de los Animales (aquí), hoy volvemos nuestra mirada a nuestro propio ombligo una vez más, y orientamos de nuevo el blog a los virus humanos. Además, hoy vamos a hablar del que quizás es el virus más famoso de la Historia: La Viruela. 

Primero vamos a explicar un poco porqué vamos a hablar de él: Veréis, o mejor dicho leeréis, la viruela forma parte de los virus "pox" (viruela en inglés es smallpox), de los que también hay chickenpox, cowpox, horsepox y un montón de otros pox, como el MVA recombinante que mencionamos en la entrada de la entrevista (ésta). Estos virus pox causan todo tipo de enfermedades en todo tipo de huéspedes, y es un tema amplio y extenso al que hincar el diente. 

¿Y cómo le hincaremos el diente? Muy fácil, como diría cierto entrenador de fútbol, partido a partido. Hoy, sin ir más lejos, vamos a hablar de porqué la viruela es el virus más famoso, y cómo llegó a serlo. 

Es decir, vamos a hablar de la Obra y Milagros de un tal Edward Jenner, y de porqué este hombre era un loco que no debías dejar cerca de tus hijos. 

Empecemos por el principio.

Entre los años 1400 y 1900 se conoce una enfermedad que causa la muerte de, aproximadamente, el 35% de las personas infectadas. Los británicos la denominan "plaga roja" o "smallpox" para distinguirla de la otra gran plaga de la sociedad, la sífilis (great pox).
Por poner un ejemplo, La Guerra Franco-Prusiana desató una pandemia de Viruela que se llevó por delante a medio millón de las antiguas personas, que eran muchas menos y más valiosas que las que hay ahora (como las pesetas). Otro ejemplo, fuera de Europa, es el de los Aztecas. Se sospecha que el héroe patrio Hernán Cortés tuvo una "ayudita" de la Viruela a la hora de derrotar a los Aztecas, ya que ésta se cepilló aproximadamente al 30% de la población, dejando al resto lo suficientemente débil como para luchar, brindándole a Cortés la victoria en bandeja de plata (con pústulas, eso sí).

Edward Jenner, ese loco peligroso que
observaba ordeñadoras e inoculaba niños
En definitiva, esta enfermedad era mortal, pero mucho. Pero en una bonita mañana de 1976, el 14 de Mayo para ser más exactos, un insensato llamado Edward Jenner decidió aventurarse e investigar que pasaba con lo que el había dado en llamar "vacuna". La idea no fue original suya. Existía el proceso de variolación, y se habían realizado estudios de que sufrir cowpox te daba inmunidad a Viruela, porque las ordeñadoras de vacas no pasaban la viruela. 

Lo que se le adjudica a este hombre es el hecho de coger el pus de las pústulas de las mujeres que ordeñaban vacas, e inyectárselo al hijo de su jardinero que tenía 8 años. A saber que había pillado haciendo al jardinero, y qué culpa tendría el pobre chaval. 

Hoy en día, que un señor coja a alguien por la calle y le inyecte una vacuna para testarla se llama "bioterrorismo", y ya hemos explicado que eso está feo, y es poco ético. Pero aquí, al señor Jenner (y en la misma medida a otro científico llamado Pasteur) se les construyen monumentos y se les dedican laboratorios. 

Pero la barrabasada no acaba ahí. Después de inyectarle el líquido de las pústulas al chaval, le expuso a la enfermedad, repetidas veces, simplemente para ver si la contraía. Vamos, estamos ante un Herodes, amigo de los Niños. Alucinante, eh. 
Dibujo humorístico de lo que te pasaba si te vacunabas
Por si fuera poco, repitió el experimento con otras 23 personas más. Si se le hubiese muerto alguno, no habríamos tenido vacuna contra la viruela, porque alguien le habría pasado por la guillotina al buen hombre. Pero funcionó. Los links a los artículos de Jenner, por si alguien tiene tiempo de leérselos son éste, éste y éste.

Este proceso acabó siendo conocido como "vacunación", porque provenía de una enfermedad vacuna. Poco a poco, el proceso se fue haciendo obligatorio en diferentes países, con sus controversias, sus leyes, la derogación de ellas y demás problemas. En la Primera Guerra Mundial, los soldados británicos eran obligados a vacunarse, por ejemplo. 
Todo esto desembocó en la creación de la aguja bifurcada, un instrumento barato que servía para inocular la vacuna y era reutilizable, que se utilizó de forma masiva en la campaña de Erradicación Global de la OMS, en 1968. 

Aguja bifurcada para administrar la vacuna
El último caso de Viruela en el mundo se dió en Somalia, en Octubre de 1977. Desde entonces, sólo dos muestras existen, una en el CDC de Atlanta, EEUU y otra en Koltsovo, Rusia. Ellos argumentan que es por si alguien descubre algún reservorio oculto de Viruela, y para investigar "soluciones contra las armas de los bioterroristas". Cuando se lo dijeron a la OMS cuentan que se oían risas de fondo, porque no se lo creía nadie. 

Y esta es, a grandes, grandísimos rasgos, la historia de cómo la Humanidad venció a la Viruela, después de que ésta llevase siglos y siglos matando un montón de personas. Esta batalla la ganamos, y desde entonces llevamos intentando ganar otras muchas. 

No sé si podremos o no, o si alguien de mi generación llegará a conseguirlo. Que será, será...

El Tiempo nos lo dirá



Hasta la próxima lectores!!


Disclaimer: No he puesto muchos links a lo largo de la entrada, como suelo hacer, por una razón muy sencilla. Son todos muy encontrables, y lo que no es encontrable (como el artículo original de Jenner) es porque no existe. Aunque parezca mentira, en 1800 no se guardaban copias de todo lo que pasaba, ni nadie te hacía estadísticas en los experimentos. Aquello si que era vida...

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por el Blog a todos los promotores.

    Un pequeño comentario:

    Se suele decir que los últimos casos de viruela dieron en Somalia, en 1977. Sin embargo, los últimos casos de viruela humana conocidos se produjeron como consecuencia de un escape de virus de un laboratorio. Ocurrió en Gran Bretaña en 1978, cuando Janet Parker, una fotógrafa de la Universidad de Birmingham, que trabajaba en la planta superior a un laboratorio en el que se manejaba el virus de la viruela, se vio expuesta al virus a través del sistema de ventilación del edificio, contajo la enfermedad y murió de ella. Curiosamente, ésa no fue la única muerte provocada por este brote, ya que el director del departamento, el Profesor Henry Bedson, se suicidó como consecuencia de este episodio.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fallo mio, no especifiqué que ese caso era de viruela endémica de la zona. La de la fotógrafa se considera muerte accidental o no-natural.
      Pero las de Somalia fueron las últimas "naturales"

      Es más, a raiz de la muerte de la mujer esta, se decidió acabar con los reservorios, pero se quedaron los de Norteamérica y los de Rusia. La condición era que estuviesen en laboratorios de nivel 4.
      Aunque desde la WHO (World Health Organization) sostienen que hay países con reservorios "en negro" por si las moscas...

      Que son todos unos paranoicos... :)

      Eliminar