lunes, 10 de marzo de 2014

El Asombroso Mundo de los Gigantes Pequeñitos

Muy buenas otra vez, queridos lectores

Hoy es Lunes, lo que significa que hay entrada nueva y la estáis leyendo. Debo ser adivino o algo. Pero aún así, no sabéis de que vamos a hablar hoy, porque no os lo dije el viernes pasado, ¿verdad?

Efectivamente, os voy a contar de qué va el asunto este de los virus gigantes. y todo esto haciendo gala de mi científico humor, y del rigor más riguroso hasta ahora visto en el blog. Os pido una disculpa de antemano, porque me ha salido una entrada larga de narices. Pero merece la pena leerla, es muy interesante, y me juego un pie a que nadie ha puesto toda esta información junta aún.

Así que vamos al grano.

Remontémonos a 1992, en Bradford, Inglaterra. Hace poco había tenido lugar una epidemia de neumonía en el lugar y, buscando causas, encontraron una ameba (Acanthamoeba poluphaga) que tenía un infección de un organismo desconocido. Al intentar identificarlo vía PCR, no pudieron, así que pasaron de él, congenlándolo y llamándolo "Bradford coccus". Cuál sería la sorpresa, 10 años más tarde, cuando un grupo de franceses intentó lisar su pared celular y se dieron cuenta de que no podían... porque era un virus.

Mimivirus en comparación con HIV y Rhinovirus
Este nuevo "bicho" sería el Mimivirus (Microbe Mimicking virus, que imita microbios), con un genoma de DNA de doble cadena de 1200 kilobases, rodeado por una cápside icosahédrica de 400 nanometros, pero que no tenía envuelta, si no una especie de fibras que protuberaban desde la misma cápside. Este virus se le llamó gigante por tener más tamaño que algunas bacterias pequeñas, y un genoma mucho más largo. 
Siguiendo los estudios, se determinó, por fin, que el mimivirus tiene una cápside rodeada de una capa lipídica interna, y después, recubriendola, las fibras. Estas fibras son peptidoglicanos, es decir, que el mimivirus es Gram positivo. Como las bacterias. 
Además, el Mimivirus tiene una estructura en forma de estrella de cinco puntas en uno de sus vértices que nadie sabe muy bien para qué sirve. 

A partir de aquí la gente empezó a correr como pollos sin cabeza, y con razón. Se había encontrado un virus que era más grande que algunas bacterias, y que presentaba características de todos los reinos. Increíble como era, la cosa no acabaría ahí. 

Mimivirus a microscopía electronica
Ahora estamos en el año 2008, y nos vamos a Marsella con el mismo grupo de franceses de antes (no, no es broma), donde se aislará el segundo virus que hoy nos incumbe, el Marseillevirus, fundador, esta vez, de la familia Marseilleviridae. También es grande, también tiene fibras y un genoma muy complejo. 

Pero la broma no acaba ahí. Más quisiéramos nosotros encontrar algo simple y fácil de entender. Estos virus gigantes son sumamente complejos. Y no precisamente por su estructura, si no por su genoma. Codifican proteínas de todo tipo (incluso enzimas para manipular azúcares) y poseen una maquinaria replicativa tan perfecta que tiene polimerasas correctoras y sintetizadores de RNA. Si, estos "virus" pueden generar sus propios A,C,G y U. No los roban. 

Total, que se decidió crear un nuevo orden para estos tipos, los Megavirales, que tiene dos ramas. La primera contiene los Mimiviridae (mimivirus y mamavirus) y los Marseilleviridae. La segunda posee un único miembro, un bicho llamado Cafeteria roenbergensis virus (CRoV) que infecta zooplancton marino. 

El Megavirus
Pero, ja ja, Esto no es lo último. Ahora nos vamos a 2010, donde otra vez los mimos franceses, que ya habían estado implicados en la caracterización de nuestro amigo el Mimivirus, aíslan en aguas chilenas una cosa que, a falta de mejor descripción llamaremos "mostrenco". Este "mostrenco" pasó a denominarse Megavirus chilensis (porque viene de Chile). A parte de ser el virus con el genoma más largo hasta ese año (1.259.297 bp) se diferenciaba del Mimivirus por poseer una maquinaria de replicación mucho más refinada. Este virus era como una célula eukariota, pero un poco más simple. 

Llegados a este punto, la gente empezó a hablar del Cuarto Dominio del Árbol de la Vida, con los Megavirales por bandera (y el grupo de franceses, que no se nos olvide). Esto es muy heavy, no es ninguna tontería comentarlo. Pero se propuso fervientemente, gracias además a la aparición de los virófagos. Pero eso para otra entrada.

Disclaimer: A partir de aquí la cosa se complica, y mucho. Nos estamos metiendo en terrenos recientes, muy recientes, donde la información es escasa y no está junta y ordenada. Lo haré lo mejor que pueda para que os enteréis como va el asunto. Gracias, y sabéis algo mejor que yo, comentad abajo! Por si acaso, os dejo aquí una review de virus gigantes, sólo hasta 2010. 

Y entonces, en el año 2013, pasa una cosa que a mi, llegados a este punto, me gustaría describir de una manera un tanto soez: "Se cagó la perra". Esta expresión denota, en este contexto, que algo impresionante ha pasado. Si os dais cuenta, estamos hablando de unos virus de más de 1Mb de genoma, que se parecen a un virus como yo a Usain Bolt. Así que imaginaos cuando tacho algo de "impresionante" en este contexto.

Formación de un Pandoravirus, cortesía de Science Magazine
Aparecieron los Pandoravirus (de la mano de nuestros amigos franceses), que no tenían nada que ver con los anteriores. Estos virus, con estructuras de hasta 2,8 Mb y tamaños de 1,2 micras se coronaban como los más grandes descubiertos hasta ahora.  Y los más diferentes entre los virus gigantes: No tienen simetría icosahédrica porque carecen de cápside, y requieren de un huésped completamente funcional para su replicación, ya que no codifican esas proteínas de replicación. Es decir, no son ni parecidos a los Mimivirus o Megavirus, pero mucho más grandes

Antes se creía que los Megavirales eran un Dominio aparte, pero la aparición de los Pandoravirus echó un poco para atrás esa teoría, puesto que no son capaces de replicarse por sí mismos. La teoría que siguió a esto que es los virus gigantes eran saltos evolutivos de virus previos, originando los Mimivirus y los Pandoravirus respectivamente.

El Pithovirus, a escala
Y con esto llegamos a la entrada del Viernes pasado, a los Pithovirus, que mezclan la morfología de cuasi-bacteria de los Pandoravirus y las características replicativas de los Mimivirus y Megavirus. Cada vez crecemos más y mas, pareciéndose a bacterias en complejidad y aparatos metabólicos, e incluso en forma, habiendo perdido ya la cápside y pasado a una forma ovalada mucho más flexible. 

Así que saco una conclusion de todo esto: el mundo nos sorprende cada vez más, incluso cuando creemos que está todo más o menos dicho, y vamos por buen camino.

Y esto es todo. Creo que es la entrada más larga que he hecho en este blog, pero también estoy convencido que ha valido la pena hacerla, al menos a título personal. Es una cronología bastante buena y detallada del mundo de los virus gigantes, del 2003 hasta hace una semana, y es un mundo en evolución continua. 

Ha merecido la pena el esfuerzo!! Y además tenéis un montón de bibliografía para leer si queréis profundizar. 

Un saludo, lectores, ¡y nos vemos el próximo día!

Posdata, y curiosidad: Si vais abriendo los papers que pongo en los enlaces, veréis que se repiten una serie de nombres. Este grupo de franceses lleva trabajando en los Virus Gigantes desde que caracterizaron los Mimivirus en 2003, y básicamente son los responsables de todo este lío.

Queda demostrado que en ciencia, el que la sigue, la persigue.



1 comentario:

  1. http://en.wikipedia.org/wiki/Viral_eukaryogenesis

    ResponderEliminar