domingo, 19 de enero de 2014

Un Mutante Entre Nosotros

¿Qué tal, queridos lectores?

¿Habéis pasado un buen fin de semana? Nosotros, desde este lado del blog, si. Y como ha sido un buen finde, os traemos una nueva entrada, porque es lunes, y toca. No porque nos guste ni nada eh... No os lo vayáis a creer.

H7N9 vista al microscopio electrónico
Si os acordáis, el lunes pasado estuvimos hablando de esa enfermedad tan presente en nuestras vidas, que normalmente ignoramos y que, el día menos pensado, nos puede dar un buen susto. Pero no un susto como cuando vuestro hermano se esconde detrás de la puerta. Un susto como cuando un tío con una motosierra (encendida en ese momento, que si no se oye) se esconde detrás de la puerta.

Hoy, os vamos a volver a hablar de la gripe porque está habiendo un despunte de casos de H7N9 en China, aunque aun no hay infecciones humano-humano (o eso dicen)

Y, ¿porqué la gripe puede hacer esas cosas? ¿Qué hace que sea tan mala? Pues bien, queridos lectores, la gripe es mutante. Tiene la capacidad de cambiar, y con ello evade nuestros esfuerzos por pararla. Y como esto no deja de ser un blog de ciencia, os vamos a explicar cómo sucede este fénomeno.

Si os acordáis de la entrada anterior, la gripe es un virus formado por 8 segmentos de RNA de polaridad negativa, envuelto por glicoproteínas, cuya respuesta antigénica está determinada por dos elementos glicoprotéicos llamados hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA), ambas codificadas en el segmento 4 y 6, respectivamente. HA y NA son claves en la interacción con la célula, siendo, entre otras cosas, los responsables de la entrada.

Y también son los que sufren el "ataque" del sistema inmune. Por eso sería muy importante (para nosotros) que la HA (que es la que provoca la respuesta) no mutase. Y por eso el virus se encarga de que mute, usando dos mecanismo: Genetic Shift y Genetic Drift. Y os los vamos a explicar.

El genoma del virus de la Gripe
El primero de ellos, llamado Genetic Drift o Deriva Genética (que también existen términos científicos en español, no os creáis) es un poco complicadillo de entender para los no científicos. La mayoría de los virus, cuando entran en la célula, se replican (es decir, crean más RNA vírico para hacer nuevos virus) en el núcleo, usando los sistemas de replicación de la propia célula. Éstos son bastante fiables, y lo podéis notar en que, por ejemplo, vuestra piel no cambia de color en días alternativos, ni os salen cuernos de una noche para otra. En cambio, el virus de la gripe usa su propio sistema de replicación, y este tiene una tasa de error bastante alta. Lo que hace que cambie la información poco a poco, ocasionando que sus elementos difieran lo suficiente de los originales como para que la respuesta inmune cambie. Y esto, a nivel inmunológico, es una auténtica liada.

El segundo de los sistemas es el llamado Genetic Shift o Cambio Genético, se produce cuando dos virus de gripe infectan a la misma persona. Como el virus de la gripe está formado por un genoma segmentado, es posible que segmentos de un virus se "empaqueten" con segmentos de otro, causando una variación indeseada (por el ser humano) dando nuevas características a un viejo virus. Así que ya sabéis, si conocéis a alguien con muy mala suerte, y ha pillado la gripe, corred lejos de él, por si las moscas...

Bueno, queridos lectores, hoy cierro esta entrada pronto porque... !!tengo una entrevista de trabajo!! pero la entrada la tenéis, gracias sobre todo a Nadia Pons Ferreira, colaboradora por un día de este blog, y mienmbro de la Delegación de Jóvenes Virólogos. Un aplauso para ella, que me ha proporcionado la información, para que no tuviese que andar buscando!

Y con esto, os dejo hasta este viernes, que tendremos un colaborador sorpresa... ya lo veréis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario