martes, 6 de mayo de 2014

No Hagan Sonar las Alarmas... Aún

¿Que tal queridos lectores? 

Últimamente estamos siendo algo erráticos en la publicación de las entradas y por ello debo disculparme. Vamos a ver si esta semana, con los puentes y las fiestas ya terminados, volvemos a nuestro adorable paso de dos entradas "per week". No os prometo nada, pero lo vamos a intentar. 

Opá...
Siendo como somos, que vamos saltando de tema en tema como una abeja salta de flor en flor (una abeja de 100 kilos con un feo traje a rayas, en este caso) el otro día me di cuenta de que no hemos hablado, de verdad, de una cosa. 

Me di cuenta porque saltó en las noticias mundiales el caso de un nuevo orthopoxvirus que ha infectado a dos ganaderos en la República de Georgia. Los señores están totalmente recuperados, según el comunicado del CDC, y no ha pasado absolutamente nada. 

¿Y porqué, queridos lectores, tiene importancia que dos señores georgianos, cuya definición de tecnología punta sea ponerle asa al cubo de recoger la leche de las vacas, hayan tenido una infección leve de un virus?

Es una respuesta fácil: Es un orthopoxvirus, cuyo miembro más conocido es... (redoble de tambores, los focos apuntan al centro del telón) ... la Viruela

Nuestra amiga del alma, la Viruela
Es curioso que después de todo este tiempo no se le haya perdido el miedo a esta enfermedad. Estando erradicada como está, y habiendo tenido grandes epidemias como la del HIV, enfermedades crónicas como las hepatitis, enfermedades víricas emergentes como el MERS-CoV o puntuales como el Ébola, después de todo esto, alguien diga "viruela" y corra todo el mundo como pollos sin cabeza

Pero hoy no voy a hablar de las razones por las que tenemos que tener miedo a la Viruela, que más o menos las mencioné en otra entrada. Hoy os deleitaré con la estructura y características básicas de los orthopoxvirus. 
Como he mencionado antes, me parece extremadamente curioso que hayamos hablado de Ectromelia (El Mal que Hacen los Hombres) de la erradicación de la Viruela (Niños, No Intentéis Esto en Casa) y en ninguna de las dos hayamos comentado la estructura de los Poxvirus. 

Así que vamos a poner remedio a este despiste. 

Los Orthopoxvirus pertenecen a la familia Poxviridae, y tiene como miembro famoso a la Viruela, pero también otros como cowpox, vaccinia, ectromelia o monkeypox. No es precisamente la Tribu de los Brady, si no que más bien sería una macabra versión de la Casa Lannister

Estos virus presentan varias partículas definidas, entre las cuales destacamos el virión maduro intracelular (IMV), que se cree que es responsable de la infección entre huéspedes, y el virión envuelto extracelular (EEV) que según su tipo se encargará de la infección célula a célula dentro del cuerpo en cortas o largas distancias. 

Los viriones, comparados
En cuanto a su estructura, tanto el IMV como el EEV están formados por una membrana que envuelve los dos cuerpos laterales y la pared del núcleo, que a su vez protegerá la nucleocápside y el material genético, que en este caso será DNA de doble cadena. Lo que diferencia a ambos viriones es la presencia de una capa más exterior que otorga protección contra el sistema inmune al EEV.
Este virus tiene un genoma tan grande y complejo que le permitirá replicarse fuera del núcleo celular, siendo de los poco virus conocidos que puede hacerlo. 

El siguiente paso en esta entrada sería empezar a hablar de como el virus interacciona con la célula y entra en ella, infectándola. Pero eso es harina de otro costal, y daría para una entrada verdaderamente larga y compleja. Quizás para otro día. 

Así que por hoy cerramos, queridos lectores, y espero que nos veamos el viernes por aquí. Sin más dilación, hasta la próxima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario